Uuufff! (08/05/2012 20:32:57)

¡Vaya sorpresa! No he vuelto a entrar al foro desde que escribí mi mensaje, y no me imaginaba que había levantado tanto remolino... Pues respondiendo a unos y otros: Yo trabajo en un centro concertado por la consellería de bienestar social, gestionado por una empresa privada y vamos, los funcionarios manteros se quedan a la altura del betún en comparación con mucha gente que trabaja conmigo; la mayoría entró por afinidad política y con muchos no importó (esto es muy fuerte) ni que no tuvieran la titulación que se exigía para su puesto de trabajo (algunos han espabilado y se la han sacado, pero hay unos cuantos que aunque hayan pasado más de 10 años, pues han pasado de hacerlo y siguen trabajando allí). Algunos han hecho méritos suficientes para echarlos a la calle, pero ahí siguen, y sin currarse unas oposiciones. Lo de apalancarse la gente funcionaria... pues sí, haberlos los hay, y casi siempre suelen ser aquellos que hace décadas que tienen su plaza porque por aquellos tiempos estudiaban carrera unos pocos elegidos y todos se colocaban. Yo solo digo que cuando he hecho sustituciones en la seguridad social, me he matado a trabajar y no entiendo como hay quien pasa el tiempo tocándose las narices. A las oposiciones me he presentado ya unas cuantras veces sin éxito, así que, a la gente que las aprueba los considero como semidioses o algo así, porque es muy complicado (excepto el proceso extraordinario de consolidación de empleo del 2003, que fue un cachondeo). Yo guardaba la ilusión de algún día poder trabajar en un hospital y ver casos interesantes, como los que he visto las contadas ocasiones que he hecho sustituciones, pero ahora mejor que me lo quite de la cabeza. Y la gestión privada en la sanidad publica, pues un ejemplo de mi hospital de referencia, privatizado: a un familiar mío lo operaron de la cadera colocándole una prótesis y por allí no pasó nadie a darle ninguna pauta de nada mientras estuvo ingresado, solamente el día que le daban el alta pasó la de la ortopedia para venderle el andador (vamos, igualito que al rey). Recuerdo mis tiempos de estudiante cuando al día siguiente de la intervención ya subiamos a la sala a trabajar y dar pautas a los pacientes. Pues eso. Saludos a todos.

Respuestas

Título Fecha