sigo sin entender el rebote que se pilló con esa mujer (21/03/2012 09:13:20)

Yo no digo que no tengas razón y, que el tratamiento que tú le expusiste, no fuera el más adecuado, pero esa mujer tiene el derecho y la libertad de elegir o no realizar el tratamiento que tú le propones. REudiciendolo un poco al absurdo, piensa que, si yo voy a algún fisioterapeuta a tratarme (sin yo tener conocimiento) y, por cosas de la vida, me topo con algún indeseable de los que hay por ahí y decide, que se yo, que la imposición de manos es lo más adecuado para mí, tengo el derecho de aceptar o no. No te conozco pero según explicas buscas la evidencia en tus tratamientos, adaptarlos a cada uno por el bien de tus pacientes...pues si así esa mujer se ha ido podría darse el caso de que no hayas sabido explicarle bien la situación, no has podido concienciarla de sus necesidades. Puedes enfadarte con ella (o sentir esto como una crítica aunque nada más lejos...) o bien plantearte que ha podido ocurrir, como en cualquier proceso de evaluación de calidad, al no haber conseguido los objetivos, en esta caso, de adhesión al tratamiento por si algo así vuelve a ocurrir. De hecho, esta forma de pensar cuadra más con la fisioterapia basada en la evidencia que propugnas. Por otra parte, creo que no hay porque diferenciar entre paciente y cliente. ¿acaso las personas que tratamos no presentan los dos conceptos? En este caso (si tuvieras diatermia) ¿no podrías haberle puesto diatermia y luego hacerle tu terapia manual? ¿no crees que esa paciente/cliente se habría marchado satisfecha (en los dos sentidos)? No se debería olvidar el componente de marketing empresarial, que no guarda relación, al menos para mí, con mala praxis. Los pacientes, a veces buscan algo concreto. Hace años era el laser, luego querían que les \"crujieras\", luego quieren \"esas tiras de colores como los futbolistas\", ahora puede ser que vayan buscando Indiba, \"que les pinches las contracturas\"...¿y que?

Respuestas

Título Fecha