elefante (05/03/2011 12:10:23)

Evidentemente la estructura es indispensable para conceptualizar cualquier concepto dentro de nuestra profesión, en España y en cualquier sitio. De eso no hay duda. Y por supuesto, la \"función\" asignada a esa estructura, así como la biomecánica y la relación con las otras estructuras, es decir el movimiento. Por supuesto nuestro aprendizaje viene dado por una suma de factores comenzando por lo local y concreto hasta lo global y abstracto (síntomas) El hándicap que yo veo (y puedo estar muy equivocado), es que aquí nos quedamos con el concepto y la teoría, e intentamos que todo NOS ENCAJE, no que TODO ENCAJE, que es muy diferente. Ahí es donde nos diferenciamos de los otros fisios de países donde el razonamiento clínico está por encima del modelo estructural yo biomecánico. Un ejemplo sería un síndrome de la cintilla iliotibial y presencia de pies pronados. Que levante la mano quién NO pondría unas plantillas para corregir la pronación, que produce una rotación tibial y por lo tanto un exceso de fricción en la cintilla al paso por el fémur. Sin embargo no hay ninguna evidencia científica de que eso sea así, vamos que pies pronados los hay que tienen la patología y pies ronados que no dan ese problema. Pero en vez de mandar plantillas por qué no modificamos eso y vemos el efecto? Además en ese problema que he puesto de ejemplo, además añadiré un montón de tratamientos, punción del vasto externo, o del TFL, estiramientos de la cadena lateral, tratamiento de la fascia, trabajo de estabilizadores de cadera, vamos de nuestra especialidad que es hacer u poco de todo que seguro que la flauta suena, en vez de analizar las posibles causas. Esos famosos output de los que habla océano. Sin embargo ese es otro hándicap, que los outputs no vienen solos, sino que son necesarios nuestros inputs para tener los outputs. Y una vez más los outputs pueden estar sesagdos pues nuestros inputs dependen de nuestra formación, de nuestras creencias, de nuestras preferencias. Los cursos posgrado nos sesgan, nos llevan a ver lo que quieren que veamos, nos subjetivizan, nos hacen ver una verdad subjetiva como bien dice océano. Y si nuestra verdad no coincide con la verdad del paciente (que es la verdadera) entonces tenemos unconflicto. Por eso todo debe partir de un hecho objetivo que es la toma de la historia, donde las preguntas al paciente para obtener la información de su verdad (la verdad verdadera), sean abiertas, sin sesgos, asegurándonos de que el paciente entiende lo que le preguntamos y que nosotros con cada respuesta obtengamos información útil. Preguntas como ¿tiene usted problemas en el rabajo, o se le ha muerto un familiar hace poco puede que sen importante pero a priori no es la que trae aquí al paciente, el paciente viene porque le duele algo o porque no puede hacer algo. Sin embargo, en nuestra formación nos enseñan tratamientos, trucos, terapias, que van dirigidas a etiquetas, etiquetas que en su mayoría no valen de nada(lumbalgias, codo de tenis, tendinitis, síndrome subacromial, ciática,....). A estas alturas qcreo que estamos de acuerdo que eso son nombres técnicos a lo que el paciente nos dice que le duele, pero ni nos da información sobre la causa, ni sobre el tejido afectado y por lo tanto no tendremos un tratamiento específico. Debemos emezar a exigirnos que un diagnóstico no es colocar un nombre, sino que ese nombre debe servirnos para determinar la naturaleza del problema, y automáticamente saber cual es la solución y resolverlo con abordajes concretos, y así sabremos cómo evolucionará el paciente. Pero para ello tenemos que evaluar, cada uno con su método aprendido o favorito, pero evaluar, que sería objetivar la subjetividad del paciente (sus dolores, sensaciones, etc,..) y que es personal en cada individuo. Cada paciente merece una valoración personalizada. Por ello en las evaluaciones una de las cosas principales que debemos plantearnos es de los tests que sabemos cuáles son válidos? eso elefante en tu última entrada has mencionado algo sobe la especificidad y sensibilidad de los tests. Sabemos la sensibilidad y/o especificidad de los tests que usamos? Sabemos si realmente nos dan información útil? Muy pocos tests son válidos en sí mismos, algunos son sensibles algunos específicos, pero un test que sea sensible y específico es raro. Por eso a veces necesitamos más de un test para que la sensibilidad de uno y la especificidad de otro nos confirmen un diagnóstico, o nos orienten. Pero la mayoría de los tests que aplicamos cada día no son ni lo uno ni lo otro, sin embargo, diagnsticamos en base a ellos y tratamos en base a esos diagnósticos. Consecuencia, no todos los pacienten mejoran. Y eso nos hace buscar respuestas en otros libros, otros cursos,...que no hacen sino darnos más tests, más pruebas más tratamientos, que de nuevo siguen sin funcionar, y entramos en la rueda de formarnos y formarnos pero sin tener una formación sólida. por eso es importante seleccionar nuestras formaciones, los cursos. Para qué quiero hacer un curso de ecografía si no sé cómo hacerle las preguntas al paciente en la historia. Pues para ver la estructura, que es la que manda! (error!!!!!!). Una resonancia nos revelará la presencia de una rotura muscular, pero a las 2 semanas seguirá estando esa imagen, pero nuestro tratamiento ya será diferente, incluso el paciente estará corriendo. Por qué porque valoramos otras cosas entre la que está lo agudo del problema, la localización, la sintomatología del paciente, lesiones previas en ese sitio,....Es decir, que la imagen y la estrctura serán importantes, pero como todos los demás factores. Por eso los protocolos pueden ser orientativos, pero de nuevo el abordaje ha de ser individualizado. De ser la primera vez que se rompe ahí a ser la cuarta este año, cambia porque quizás la parte preventiva será mucho más importante que el tratamiento de la fase aguda. Pero si no se pregunta eso, lo pasamos por alto y las recidivas seguirán estando. Por eso debemos exigirnos primero a nosotros un cambio de actitud (clínicos sí necropsistas o forenses no!), pero también en los cursos de formación debemos exigirlos. Yo sinceramente creo que no hay tanat gente válida para la cantidad de cursos que se imparten. Una cosa es impartir un curso (que no es más que dar información y enseñar unos tests y tratamientos ) y otra cosa es formar, que es dar la información de forma crítica y darnos herramientas para ayudarnos a pensar y no a dar recetas. Como no hay organismos que regulen eso, somos nosotros mismos los que debemos exigirlo, y eso además compartirlo en foros y así para que se vaya sabiendo qué formaciones merecen la pena y cuáles son más prenscindibles. Si no acabaremos siendo esclavos de la famosa frase: \"Vemos lo que creemos, y encontramos lo que sabemos\" y eso desde luego ni es verdad verdadera. ni es operativo ni es justo. Lo positivo es que hay formaciones y además todas en España por fin (otros hemos tenido que irnos fuera para hacerlas), que nos enseñan y nos muestran todas estas cosas. Eso no quiere decir que todo el que vaya a un curso de estos vaya a salir formado. Desgraciadamente todos nos tenemos la misma capacidad y a lo mejor no encontramos la solución a nuestros problemas. A todos no se nos da igual las matemáticas, o la lengua, o la historia. Por eso un profesor/docente, ha de tener la virtud de poder dar la formación de forma que todos los participantes tengan la posibilidad de aprender. Y para eso el profesor ha de tener pedagogía, actitud positiva e interactiva, conocimiento y experiencia en lo que imparte. Y los alumnos, deben ir con la mente abierta, despegarse por el momento de sus creencias para poder absorber la nueva información y cuando acabe el curso volver a estudiarla y entonces cruzar la nueva información con sus conocimientos previos e incorporarla en su clínica diaria o desecharla si no le convence. Y por supuesto sin pensar que haciendo un seminario en una formación de varios ya SABE de forma experta de qué va. No es fácil pero es simple. Y lo mejor es que está en nuestras manos. Dejemos de valorar un curso por la simple división precio/número de horas y empecemos a ser críticos con lo que ofrece el curso y nuestras necesidades, los objetivos que plantea y que se cumplan en el curso, que tenga un apoyo científic/empírico suficiente para que no sea una milonga, y preguntemos a otros conocidos si lo han hecho para tener una idea más cercana de la realidad de ese curso. Pero sobre todo seamos objetivos y sinceros con nosotros mismos. Saludos.

Respuestas

Título Fecha